formar para
la solidaridad

La formación solidaria es principio y fin del quehacer educativo.

Uno de los valores fundamentales de la Institución es la Solidaridad, entendida como el desarrollo del sentimiento de unidad de los vínculos personales que genera el reconocimiento de las personas entre sí, al compartir los mismos ideales, atender los mismos intereses y asumir las mismas responsabilidades dentro de esta común-unidad.

Solidaridad con el otro, respeto por las diferencias, responsabilidad en el trabajo propio, honestidad para consigo mismos y los demás, son las claves para fortalecer a la comunidad Don Bosco; la formación solidaria es principio y fin del quehacer educativo porque nos define frente a la adversidad, nos orienta a diario y nos proyecta hacia la visión comunitaria que estamos construyendo.

La solidaridad ha de manifestarse desde el principio en la formación de nuestros educandos, pero además tiene que expresarse en el perfil de egreso de quienes se transforman al interior de nuestra comunidad, bajo la máxima de San Juan Bosco de entregar a la sociedad “Buenos cristianos y honestos ciudadanos”, contribuyendo así en la formación de nuevas generaciones comprometidas con su rol ciudadano de manera tal que sean responsables, proactivos, fraternos y empáticos ante las necesidades y exigencias de la vida cívica recuperando así, el sentido más elevado de ciudadanía.

REGRESAR